Apuntes Upanishad y Yoga

por | 15 agosto, 2020

Los Upanishad son una fuente de información fundamental para el estudio del Yoga. La exposición del Yoga clásico lo encontramos en los Yoga-Sutras de Patañjali. Sin embargo, el autor no incluye indicaciones sobre muchas de sus prácticas. Así, apenas disponemos de descripciones sobre las técnicas de respiración, concentración, o meditación, y nada en relación a chakras, nadis, u otros elementos. Para obtener esas explicaciones habremos de ir a los Upanishad, que además, nos darán noticia sobre las principales novedades en la filosofía y los estilos que surgen a lo largo del tiempo.

La liberación

Una meta común, si no la única meta de trasfondo, de las místicas y la gnosis es la liberación, entendiendo ésta, como la superación de las condiciones que el mundo nos impone, incluyendo la propia estructura personal y el entorno con sus contextos de situación correspondientes a un espacio y un tiempo determinados. Esta superación se ha intentado frecuentemente no solo mediante la transformación, sino sobrepasando dicha estructura, transmutando. Así, esta tentativa ha involucrado la búsqueda de ese ente que se encuentra dentro de nosotros, más profundamente que la propia conciencia, al cual hemos concebido de diferentes formas, como alma, espíritu, “yo profundo”, “sí mismo”, atman, etc.

Tradicionalmente se han utilizado tres vías para lograr esta liberación. Una es la del conocimiento, con la búsqueda de la comprensión de la naturaleza real, objetiva y oculta de nosotros y del mundo, que requiere de la ruptura del velo de la ilusión, la salida de la cueva platónica. Otra vía es la de la fe, dirigida a la obtención del contacto con la divinidad, que será quien proveerá del estado de gracia. Por último, está la de la práctica, la realización de técnicas o ritos, que actúan sobre el propio operante de forma que le proporcionan la experiencia de contacto con una realidad más profunda. Comúnmente estas tres vías se han combinado en diversas proporciones.

Los primeros Upanishad y la darsana Sankhya corresponden a la vía del conocimiento, que profundiza más allá de las ideas particulares para llegar a una forma de “idea objetiva”, de honda comprensión. El bhakti, es la vía de la fe, que el místico utiliza para extraer la fuerza que alimenta su camino de comunión con dios. El yoga recorre el sendero de la práctica, el del mago, que aprende a operar sobre sí mismo y por sus propios medios. De esta forma se han creado técnicas de todo tipo, desde los rituales a los antiguos misterios clásicos.

Si bien hay arqueología que indica una posible práctica del yoga, ya en la cultura del Indo, hace unos 5000 años, los textos más antiguos disponibles versan sobre el Sankhya, una escuela filosófica atea, que presta sus fundamentos filosóficos al yoga. Posteriores son los referidos al yoga, donde, si bien se menciona al dios Isvara, solo se le asigna el papel de patrón de los yoguis, no desempeñando ninguna otra función. Finalmente se suma el bhakti donde la participación de los dioses en el proceso se entiende que es fundamental.

Encontraremos Upanishad para cada momento, ya que su función es intentar profundizar en la comprensión de las ideas, los preceptos, las técnicas. En algunos de los más tempranos, como son el Katha y el Svetasvatara, se ejemplifican las ideas del Sankhya. Más tarde, los dedicados expresamente al yoga irán aportando detalles de todas las novedades que el tiempo va haciendo surgir en su filosofía, en las prácticas y en los estilos. Y dos de los avatares de Visnú, Rama y Krisna irán cobrando relevancia y sus nombres se convertirán en mantras.

 

Relación entre Sankhya y Yoga

En el hinduismo hay seis doctrinas ortodoxas o dárshana. Cada una tiene un texto fundamental o Sutra con un autor conocido, y se suelen emparejar con su complementaria de la siguiente forma:

  • Sankhya de Kapila con Yoga de Patañjali
  • Niaiá de Gótama con Vaisesika de Kanada
  • Mimansa de Yaimini con Vedanta de Viasa

Sankhya.

Es un filosofía fuertemente dualista, entre Prakrti, lo material y no permanente, y Purusha, lo espiritual y permanente. Busca la liberación a través del conocimiento. Influye en la mayoría de sistemas Indios. Como ejemplo, algunos postulados:

“No se puede producir algo de la nada; lo que no es no se puede desarrollar en lo que es. La producción de lo que aún no existe es imposible, como un cuerno en un hombre; porque debe de necesariamente haber material del cual desarrollar el producto, y porque todo no puede ocurrir en todos sitios al mismo tiempo, y porque todo lo posible debe ser producido desde algo competente para producirlo.”

“Desde la ausencia de una raíz en la raíz, la raíz de todas las cosas es sin raíz.”

“Incluso si hay una sucesión de causas, debe haber un alto en algún punto; por eso Prakrti es solo el nombre de la fuente primera.”

El budismo, que utilizó diversas ideas del Hinduismo, tomó más de la filosofía Sankhya que del resto de dársana, a excepción del yoga que también desarrolló.

En los Puranas y Tantras, Prakrti se convierte en la auténtica madre del universo, tomando la forma de una personificación femenina, que son consideradas las esposas o energías femeninas y potencias (shakti) de las deidades masculinas, a los cuales, por otro lado, se aplica a veces el nombre Purusha, en el sentido de Alma Suprema o primitivo masculino.

Yoga.

El Yoga clásico de Patañjali es considerado una rama del Sankhya, y apenas es un sistema filosófico diferente, y se diferencia por su naturaleza contemplativa y ascética.

Brevemente, el objetivo del Yoga es enseñar los medios por los cuales el alma humana podría alcanzar una completa unión con la Alma Suprema. Esta fusión o mezcla del espíritu individual (jivatman) con Purusha, “el Espíritu universal”, puede ser efectuada incluso dentro del cuerpo mediante el hábito constante de mantener la mente en un estado inmodificado.

El yoga se integra de tal forma en todas las expresiones culturales de toda la India, que termina por significar cualquier práctica de trabajo disciplinado, aún en leyes, medicina, arte, etc.

El yoga tampoco se agota en el hinduismo, pues hay otros desarrollos importantes, principalmente en el budismo y el tantrismo.

Upanishad en la literatura Hindú

Los Upanishad se consideran parte de los Veda, que son obra de los pueblos indoeuropeos que ocupan la mitad norte del subcontinente índico a partir del año 1.500 antes de nuestra era, a través de Afganistán y Pakistán, que siempre fue la puerta de entrada de otros pueblos. No solo para los indoarios, sino también para los persa aqueménidas, los greco-macedonios, los indoescitas, los indopartos, los kushanas, los hunos heftalitas, los árabes, los turcos musulmanes, etc. Estos pueblos, emparentados con los que entran en Turquía y Grecia anteriormente a la época clásica, son patriarcales, tienen dioses relacionados con los cielos, (planetas, ciclos, etc.), utilizan castillos y carros. En la mitad sur quedan los pueblos dravídicos, de cultura matriarcal, con una gran diosa madre (Tara), si bien participan de los grandes movimientos filosóficos y religiosos del norte.

Utilizan el sánscrito, que permanecerá durante siglos como lengua litúrgica y en él están escritos los Vedas, que son cuatro: Rigveda, Yajurveda, Samaveda, Atharvaveda. El Rigveda, es el más antiguo, realizado entre el 1.500 y el 1.200 a.n.e.

Cada Veda está compuesto por varios tipos de textos:

  • Samithas – himnos, plegarias y ritos.
  • Brahmanas – comentarios teológicos.
  • Araniakas – textos esotéricos por su caracter secreto se leen en el bosque.
  • Upanishad – fábulas y comentarios científicos y religiosos. Junto a los Araniakas (escrituras ‘del bosque’), se denominan Vendanta (el fin de los Vedas). Intentan profundizar en los ritos védicos y en las doctrinas.

En la literatura antigua de la India, la fecha del primer texto disponible sobre una idea, no es extraño que sea posterior al momento en que esa idea se puso en circulación. El propio Sankhya-kárika de Íswara Krisná, donde se establece la darsana, es del s. IV a III a.n.e, y el autor declara que pertenece a la sucesión de discípulos provenientes de Kapila, a través de Asuri y Pancha Sikha.

Los especialistas, además, tienen muchas dificultas en la cronología de los textos védicos, dado que se componen con adiciones y modificaciones, incluyen himnos y textos anteriores a ser recogidos, etc., pero con seguridad los primeros Upanishad son pre-budistas, de entre el 800 y el 600 a.n.e. Hay cientos, pero se consideran tradicionales a 108 de ellos, y clásicos solo a los siguientes trece:

  1. Antiguos en prosa: Brhadaranyaka, Chandogya, Taittiraya, Aitareya, Kausataki, Kena
  2. En verso, siglos VI y V a.n.e.: Katha, Isa, Svetasvatara, Mundaka
  3. Últimos en prosa, s. V y IV a.n.e.: Prasna, Maitri, Mandukya

Katha Upanishad

Relata la historia del pequeño Naciketas que desciende a la morada de la muerte, Yama, donde éste le instruye sobre la creación del altar de fuego y sobre la “Gran transición” en que consiste la muerte.

Plantea principalmente la disyuntiva vital entre la necesidad y el placer, siendo la vía de la necesidad es la que conduce a la transcendencia. También encontramos una muestra del avanzado uso de los conceptos de psicología presentes desde antiguo en las filosofías hindús. Por medio de una metáfora sobre una cuadriga, parecida en muchos aspectos a la utilizada por Platón, diferencia el cuerpo, los sentidos, la mente y el discernimiento y establece sus relaciones funcionales. También bosqueja el trazado jerárquico de los elementos con los que hay que operar para alcanzar la liberación, como son: sentidos, objeto de los sentidos, mente, intelecto, naturaleza manifiesta, no manifiesta, y espíritu. Aseverando que mediante el conocimiento del espíritu es que se supera a la mente, y que este espíritu, reside dentro del cuerpo y es el ser verdadero. Aunque del tamaño de un pulgar es como una ciudad de nueve puertas, a la que hay que llegar partiendo del corazón en dirección a la cabeza, y la forma de hacer este recorrido se la encomienda al yoga.

Svetasvatara Upanishad

Un grupo de ascetas iniciados le preguntan al sabio Svetsavatara (su nombre significa ‘el de la mula blanca’) por el fundamento filosófico de la realidad. El sabio plantea que la existencia está atada a un ir y venir sin solución entre el placer y el dolor, y que los medios para superar esta situación son la meditación y el yoga, por los cuales llegamos a ver el poder propio del dios Rudra, encarnación de Siva.

Toma algunos enunciados casi textualmente del Sutra Sankhya, con la dualidad entre lo material, perecedero, etc., y su contrario, lo inmaterial, el atman. La meditación permite hacer cesar la ilusión, y el control mental y la respiración del yoga tomar contacto con lo espiritual.

También utiliza la metáfora del carro con caballos (2-9) “Como carro uncido con malos caballos, el sabio debería controlar la mente sin distracción” y parece que hubiera alguna referencia a un tipo de cábala.

Upanishad relativos al yoga.

En estos textos se dan explicaciones relacionadas con el yoga. Después del nombre, indicamos su posición entre los 108 Upanishad tradicionales, el Veda al que se ha adscrito y una brevísima reseña sobre algún aspecto a destacar.

Hamsopanisad – 15 – Yajurveda. Se trata sobre la naturaleza esotérica del Hamsavidya, práctica para conseguir el moksha o liberación del karma, y sobre el Brahma-vidya, uso clásico del mantra.

Amrita-Bindhu Upanishad – 20 – Yajurveda. También se lo conoce como Brahmabindu upanishad. Primero meditación pronunciando la sílaba OM. Luego se profundiza al meditar sin pronunciarla (asvara), lo que solo se consigue mediante el yoga. El Brahman solo alcanza su objetivo por medio del conocimiento.

Amrita-Nada Upanishad – 21 – Yajurveda. Trata sobre el Sad-anga-yoga o los seis estados del yoga.

Kshurika Upanishad – 31 – Yajurveda. Plantea el yoga como la herramienta que necesita el Brahman para eliminar los obstáculos que le llevan al conocimiento, también sobre Asana (postura) y Pranayama (respiración).

Tejo-bindupanisad – 37 – Yajurveda. Explicación del estado en que se es consciente del atman como única existencia, y explicación detallada del Atma-mantra.

Nada-Bindupanisad – 38 – Rigveda. La consecución del Videha-mukti (liberación a partir de la muerte), a través de acabar con tres tipos de Karma.

Dhyana-Bindu Upanishad – 39 – Yajurveda. Descripción del Brahman absoluto, y la importancia del Pranava (método clásico de meditación), y el Ajapa Hatnsa-vidya (práctica para a través del estudio y de llevar una vida acorde a preceptos, conocer el alma universal).

Brahma-Vidya Upanishad – 40 – Yajurveda. Pranava-hamsa-vidya, igual que el anterior.

Yoga-Tattva Upanishad – 41 – Yajurveda. Explicaciones sobre Mantra-Yoga, Laya-Yoga, Hatha-Yoga y Raja-Yoga, y sus subdivisiones. Las “cinco partes” del cuerpo corresponden a los cinco elementos cósmicos (tierra, agua, fuego, viento y éter), y a cada elemento le corresponde una letra mística especial y un dharana particular, gobernado por un dios.

Tri-Sikhi-Brahmanopanisad – 44 – Yajurveda. Sobre cómo el yoga y sus ocho Angas (partes) ayudan al Brahman en la adquisición del conocimiento. También Jñana-Yoga y Karma-Yoga. Asanas (posturas), Pranayama (respiración) y purificación de los nadis (canales por donde circula la energía).

Yoga-Cudamany-Upanisad – 46 – Samaveda. Sobre las seis subpartes del yoga.

Mandala-brahmanopanisad – 48 – Yajurveda. Explicación del Raja-Yoga.

Advaya-tarakopanisad – 53 – Yajurveda. Exposición del Raja-Yoga.

Sandilyopanisad – 58 – Atharvaveda. Sobre los ocho estados del yoga.

Yoga-Sikha Upanishad – 63 – Yajurveda. Sobre el Jñana-yoga y sus subdivisiones.

Pasupata-brahmopanisad – 77 – Atharvaveda. Sobre las auténticas formas de Haipsa y Sutratman como ayuda para alcanzar el Brahman absoluto.

Yoga-Kundalini Upanishad – 86 – Yajurveda. Explicación de Hatha-Yoga y Lambika-Yoga. Es el primero en que se hace referencia a los chakras, que son seis más Sahasrara el chakra de la corona.

Darsanopanisad – 90 – Samaveda. Sobre las 8 subdivisiones del yoga: Yama y Niyama, Asana y Pranayama, Pratyahara y Dharana, y Dhyana y Samadhi. Es un resumen del yoga clásico de Patañjali con algunas ampliaciones.

Maha-Vakyopanisad – 92 – Atharvaveda. Sobre los fenómenos del mundo y su relación con el Atman y la realización del Brahman a través del conocimiento.

Varahopanisad – 98 – Yajurveda. Sobre el Jñana-yoga y sus 96 variedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *