Cuando el aire sea suave

por | 20 agosto, 2018
Foto: Diana García Kulikova

Foto: Diana García Kulikova

 

Cuando el aire sea suave, y me traiga el olor de tu risa;
cuando el sol me despierte, y regale en la mañana tus ojos;
cuando el cielo se desnude, y sea ornamento de tu cuerpo,
respiraré la luz que se encuentra en ti,
para que nuestra alegría haga de cualquier tierra la mejor.

Cuando el rocío doble la hierba, e hiele las miradas del amanecer;
cuando el viento sea oscuro, y empuje la noche que te cubra;
cuando las nubes asusten a las estrellas, y el tiempo de la luna sea negro,
haré de mi amor el guía que busque titilantes brillos, aun en la densa niebla;
y en cualquier tierra, y en cualquier momento, podremos abrazar nuestro amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *