El paso uno

por | 2 noviembre, 2018

El primer paso necesario en el trabajo de lograr ir más allá de nuestras propias condiciones, de transcender a aquello que somos en el estado mundano de nuestro día a día, es la preparación de las condiciones del trabajo mismo. Y frecuentemente, cuando hemos de profundizar, encontramos el juego de ida y venida de lo interno a lo externo, del ámbito que nos rodea a los espacios interiores que serán el centro de lo que ha de acontecer. Y así, la preparación también va y vuelve en un baile en el que buscamos hallar el tono y la disposición adecuada para emprender viaje.

Es el momento de la llamada a la magia, del acto sabio y sin explicación. El mago no actúa sin sentido, pero sabe que debe ir más allá de las definiciones, y operar con la sabiduría del trabajo minucioso y permanente en el que va descubriendo hechos que resuenan en nuestro yo intangible. Nos adiestramos para sobreponernos a la contrariedad, para alzarnos por encima de lo adverso, y en este ejercicio ajustamos el paso al tempo marcado por la necesidad, pero ahora es el momento del comienzo del juego, donde tiene cabida el adorno y la fragancia evocadora, en un paso a dos donde somos acto y objeto de la magia. Cualquier intento de explicación invalidaría el suceso, no importa cuán al alcance de la mano ésta se encuentre, teorizar sus causas estanca el fluir necesario y nos aleja del proceder minucioso y atento del ritual.

Este arte también reclama su técnica, la de acallar al mundo omnipresente que seguirá su marcha imparable, y del que durante un lapso, ojalá de tiempo incalculable, nos abstraemos, y hablándonos a nosotros mismos, nos decimos que no importa lo que allá ocurrió, y que estamos en paz. Nada pone más en valor lo que fue nuestro pasado que la visión del futuro como un campo abierto a las oportunidades, y entre las mañas de artesano quizá se encuentre la visualización del yo que anhelo ser ese día. Por qué no invitar también al baile del ir y venir al tiempo, sobre el que toma asiento la conciencia. Acaso no es mi guía algo de mí mismo que desarrolla su esencia en un futuro posterior incluso a esta vida, y que desde allá viene a encontrarme, a recordarme lo que llagaré a ser.

El delicado límite entre el acto mágico y la superstición baldía lo marca una profunda cordura, ya que no se trata del engaño a nosotros mismos con el que pretendemos que nuestros deseos se impongan a la realidad. Es la puesta en marcha de resortes ocultos que nos ajustan a una frecuencia de onda precisa. La vibración de partida, no solo para el viajero que marchará a alcanzar la meta a la que aspiramos, sino también aquella con la que queremos presentarnos al finalizar el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *