Veo el sol…

por | 10 noviembre, 2018

Veo el sol entre árboles reverdecidos. Deja que sus rayos se abran paso deshelando tu carne.

No, espera. No es el dudoso intento de soplar a tu oído una esperanza que te mantenga unas brazadas más, ni la ilusión del que, rendido, se recluye en su alucinación.

Es la risa, que anhela que endereces la espalda y eleves los ojos, en un homenaje liso y llano a la luz que calienta de nuevo nuestros huesos.

Ves que es la fuerza que ahora regresa, desbordado de alegría el brillo de tus ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *